2.24.2017

Reseña de Ante todo, mucho karma.


Título: Ante todo, mucho karma.
Autora: Laura Norton.
Editorial: Espasa.
Páginas: 398
Formato: Tapa blanda con solapas.
Fecha de publicación: 2017
Saga: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas #2


Si creías que después de volver con Aarón, Sara, nuestra Sara, iba a alcanzar la paz y la serenidad, es que no la conoces... ni a ella, ni al p... karma. 


Al comienzo de esta novela, Sara se encuentra justo al principio de su cuento de hadas: un trabajo apasionante, un esposo apasionado y un hijo de anuncio. Pero a pesar de esta mano ganadora, ¿es feliz? Pregunta retórica donde las haya: si no tiene motivos para torturarse, Sara los buscará hasta debajo de las piedras, y los encontrará, ¡vaya si los encontrará! 



CONTIENE SPOILERS DEL LIBRO ANTERIOR.

Hace un par de semanas terminé este libro que me duró dos días y solo puedo decir una cosa: ME HA ENCANTADO. 
La verdad es que este libro me parece innecesario ya que el anterior lo dejó con un final cerrado, pero ha sido una lectura ágil que me ha encantado y me ha ayudado a desconectar de los exámenes por un rato.

-A ver, si no me ha cogido el móvil probablemente es porque lo tiene apagado o lo tiene en la mochila. Y él solo aparta del teléfono en los conciertos o cuando está grabando. Sí, está en el estudio. Me voy.

Cuando Sara y Aaron deciden tener un hijo, su preciosa historia de amor empezará a venirse abajo. Entre que no es el mejor momento profesional para tenerlo, ya que ambos están a tope de trabajo y que Sara no lo pasará bien tras el parto... los cimientos de su relación empezarán a tambalearse y la relación de Sara con su hermana... no es que sea mucho mejor de la que tiene con Aaron.

En mi opinión yo creo que el hijo ha sido un capricho ya que, con una relación de tan poco tiempo y con el poco tiempo que pueden dedicarle... no es el mejor momento para tener un hijo. Por otra parte, los problemas de Sara en su nuevo trabajo y con sus compañeros realmente no me los veía venir hasta ese punto. 

-No, estoy bien aquí. No me voy a meter en el agua. Y tampoco te voy a pedir que dejes a nadie. ¿Qué clase de monstruo crees que soy?

El libro ha sido ágil y, sobre todo, adictivo. Me lo leí en dos días porque no podía dejar de leer... lo dejaba por un rato y ya tenía al mono de saber cómo continuaría la historia. 

Y el final, aunque ha sido algo obvio, no llegué a pensar que terminara así.

En definitiva, se trata de un libro que me ha encantado de principio a fin, que te engancha y que, aunque no es necesario para la historia, yo creo que merece la pena leerlo.

*Gracias a la editorial por el envío del ejemplar.